Lácteos y Veganismo. Haz la conexión.

Lácteos y Veganismo. Haz la conexión.
Lácteos y Veganismo.

LÁCTEOS Y VEGANISMO. Haz la Conexión. Y les puedo decir que el peor sonido que he escuchado en mi vida es el de una vaca madre de una granja lechera, cuando sin descanso, hasta agotar toda la energía que tiene, mugiendo -y entiendo de sonidos de dolor- quiere que se le devuelva la cría que se le ha robado. Y es seguro, que sería el mismo sonido desagradable que emitiría cualquier mujer que esté leyendo esto si tuviera que pasar por lo mismo; Si alguien te sometiera tras el parto, te apartara de tu bebé y se lo llevara lejos para que nunca más lo pudieras ver. Gary Yourofsky, Fragmento extraído de uno de sus discursos más conocidos y que puedes ver aquí 

 

Uno de los alimentos que más cuesta dejar a las personas que se plantean el veganismo, son los lácteos. Los lácteos están presentes en nuestra dieta desde muy jóvenes. Y no sólo en leche o queso, sino una gran cantidad de alimentos contienen derivados lácteos como fermentos, proteína o calcio. También algunos cosméticos, productos de higiene o medicinas.

Muchas personas ven inofensivo el tomar lácteos porque, aparentemente, no es un producto que venga de un animal muerto. En cambio, sí que produce muertes. Igual que con los pollos machos, los terneros macho son matados poco después de nacer porque cuando los terneros macho sean adultos, no producirán leche, así que no generará beneficios a la empresa láctea. Por otro lado,  las vacas que disminuyen su productividad, sobre los 6 años, serán también matadas puesto que ya no producirán tantos beneficios.

Los veganos no tomamos lácteos porque proviene de la explotación, sufrimiento y negación de libertad de unos seres vivos que, como nosotros, sufren y tienen derecho a vivir sus propias vidas.

La esperanza de vida de una vaca es de 20 años en libertad. Sin embargo, no sólo será drásticamente reducida su esperanza de vida en una granja, sino que esos años que viva, serán un auténtico sufrimiento cada día. Todo para que los humanos disfrutemos del sabor del queso o para que la industria obtenga beneficios económicos.

Los terneros y las vacas son animales mamíferos, exactamente como nosotros. Como cualquier mamífero, se alimentarán de la leche materna de sus madres. En la industria láctea esto no ocurre así pues esa leche destinada naturalmente a alimentar a un ternero, va a servir para alimentar a los humanos adultos y bebés. Lo cual carece de sentido y, además, produce enfermedades, alergias, o intolerancias a los humanos. Entonces, ¿quién se beneficia de todo esto?

Uno de los aspectos más dolorosos es el de pensar en el momento en que los terneros y las vacas van a ser separadas justo en el momento del nacimiento. Después ambas van a estar llamándose durante días sin obtener respuesta. ¿Te imaginas el sufrimiento por el que pasan?

Otro hecho horrible es el de cómo estas vacas son “inseminadas”  (mejor dicho, violadas). El granjero no va a esperar a que ésto se produzca de modo natural entre  una vaca y un toro. La inseminación artificial que más se emplea es la recto-vaginal, la cual consiste en introducir una de la manos por el recto de la vaca con la finalidad de sujetar el cuello del útero mientras que con la otra mano se introduce una pipeta de esperma por la vagina. Horrible y lo podemos evitar.

La vaca produce leche desde los días previos de dar a luz a la cría como durante los meses posteriores, coincidiento con la época de destete. Como esta situación no va a ocurrir porque el ternero fue arrebatado justo en el momento de nacer, la producción de leche irá decreciendo progresivamente. Cuando la producción es escasa, la vaca se insemina (viola) de nuevo para que vuelva a quedar embarazada y dé a luz una nueva cría.  Esto se irá repitiendo hasta que la vaca ya no produzca la cantidad de leche deseada y la envíen al matadero.

Por si todo esto no fuera poco, el ternero que será futura vaca “lechera” sufrirá un proceso llamado descorne. Donde les arrancan los cuernos de los cráneos  utilizando hierros candentes, químicos cáusticos, cuchillas o sierras de mano. Imagínate a un niño pequeño a quien mutilan de este modo.

Así, Con 6 años una vaca ha sido violada repetidamente, mutilada, le han robado a todas sus crías, y después la matan. ¿Qué más da cuanto calcio o proteínas tenga la leche,  qué bueno sabe un filete o qué bueno está un helado? Podemos elegir evitar todo este sufrimiento y obtener de modo saludable todos esos nutrientes. Podemos elegirlo nosotros.

Además, los lácteos no son saludables para el consumo humano. La composición química de la leche de vaca es diferente a la del ser humano, precisamente por eso, porque la leche de vaca es para sus terneros, no para los humanos. El cuerpo necesita unas enzimas para poder descomponer y digerir la leche. Éstas son la lactasa y la renina y sobre los tres años de edad ya han desaparecido en los humanos.

Uno de los componentes de la leche es la caseína, que en el caso de la leche de vaca se encuentra en un número muy superior al de la leche humana (trescientas veces más). Esa caseína se coaguala en nuestro estómago haciéndose muy difícil de digerir y suponiéndo a nuestro cuerpo que consuma una gran parte de energía para liberarse de ella.

Parte de esa caseína se va a endurecer y se quedará adherida a las paredes de nuestros intestinos. Esto va a impedir que nuestro cuerpo pueda absorver bien los otros nutrientes. Con todo lo que esto implica para nuestra salud. Para que te hagas una idea mejor, piensa que la caseína es la base del pegamento fuerte.

El doctor William A. Ellis ha investigado y demostrado la relación entre el consumo de leche de vaca y los problemas de salud que genera, como afecciones cardíacas, alergias, migrañas y artritis.

Esto es sólo un pequeño esbozo para que te puedas hacer una idea entre la relación que hay demostrada científicamente entre el consumo de lácteos y problemas de salud.

Si eres vegano o estás pensándolo, te puedo decir que hoy día sustituir todos estos hábitos alimenticios que nos han inculcado desde muy pequeños, es muy fácil y además delicioso. Hay muchísimas alternativas a quesos (con soja, con anacardos, con aceite de coco,..) alternativas a helados (de coco, de avena, de soja,…) , a hamburguesas (de millones de maneras y sabores), yogures ( de todas las semillas y frutos que se te ocurran como avellanas, nueces, castañas, sésamo, girasol, almendra,…) Puedes comprarlos o puedes hacerlo tú mismo.

Si quieres saber más acerca de este tema, te animo a consultar estas fuentes que he utilizado para una elaboración más exacta de esta entrada:

Fuentes:

  • Harvey y Marilyn Diamond (1986) “La Antidieta” Ediciones Urano.
  • Que es el veganismo. Ochodoscuatro ediciones.
  • El mejor discurso que jamás escucharás – Gary Yourofsky https://www.youtube.com/watch?v=ZzvK5uLu7F0
  • Sufrimiento y matanza. Producción de leche animal. http://www.respuestasveganas.org/2006/10/pregunta-que-los-veganos-no-consumen_35.html
  • Torture and Infanticide: Why Vegans Don’t Eat Dairy https://veganrabbit.com/the-issues/torture-and-infanticide-why-dairy-is-bad/

Aquí os dejo enlace a algunas recetas. Hay infinidad de recetas, podéis encontrar muchísimas alternativas que os gusten:

TRUFAS CON MOUSSE DE CHOCOLATE Y AGUACATE

GOFRES VEGANOS CON AVENA

POLOS CON AGUA DE COCO

HAMBURGUESA DE ALUBIAS

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *